1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://bebe.about.com/od/lavidaenfamilia/a/2-Oraciones-Para-Rezar-En-Familia.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

2 oraciones para rezar en familia

Por

2 oraciones para rezar en familia

2 oraciones para rezar en familia

Getty Images

Estas dos oraciones son oraciones de la fe católica, pero sin importar cuál sea tu religión o cuáles sean tus creencias, me parece importante enseñarles a los niños a tener un sentido espiritual, a sentirse seguros y en paz con su cuerpo, con la naturaleza y con el mundo en el que viven.

ORACIÓN AL NIÑO JESÚS

Esta oración me la enseñó mi papá, sólo conocía las primeras estrofas, pero encontré un papel con el texto completo para compartirla.

Jesús mío, mi amor, mi hermoso niño, te amo tanto... Tú lo sabes, pero yo quiero amarte más: haz que te ame hasta donde no pueda amarte más una criatura, que te ame, hasta morir...

Ven a mí, niño mío, ven a mis brazos, ven a mi pecho, reclínate sobre mi corazón un instante siquiera, embriágame con tu amor. Pero si tanta dicha no merezco, déjame al menos que te adore, que doblegue mi frente sobre el césped que huellas con tus plantas, cuando andas en el pastoreo de tu rebaño.

Pastorcillo de mi alma, pastorcito mío, mira esta ovejita tuya cómo ansiosa te busca, cómo anhela por ti. Quisiera morar contigo para siempre y seguirte a donde quiera que fueras para ser en todo momento iluminada con la lumbre de tus bellísimos ojos, y recreada con la sin par hermosura de tu rostro, y regalada con la miel dulcísima que destila de tus labios. Quisiera ser apacentada de tu propia mano y que nunca más quitaras tu mano de ella. Más, quisiera Jesús mío: quisiera posar mis labios sobre la nívea blancura de tus pies.

Si, amor mío, no quieras impedirme tanto bien, déjame que me anonade a tus plantas y me abrace con tus pies y los riegue con las lágrimas salidas de mi pecho amante, encendidas en el sagrado fuego de tu amor; déjame besarte y después... no quiero más, muérame luego. Si, muérame amándote, muérame por tu amor, muérame por ti, niño mío que eres sumo bien, mi dicha, mi hermosura, la dulzura de mi alma, la alegría de mi pecho, la paz de mi corazón, el encanto de mi vida. Ah, morir enfermo de amor y de amor por ti, luz mía, qué dicha para mi alma, qué consuelo, qué felicidad.

Todo tuyo es mi ser, pues de la nada lo creaste, y me lo diste y otra vez vino a ser tuyo cuando me redimiste y con el precio de tu sangre me compraste; y otras tantas veces, hasta hoy he sido tuyo, cuantos son los instantes que he vivido pues esta vida que tengo, tú mismo a cada instante me la otorgas, la conservas y la guardas.

Por eso, Jesús mío, a ti quiero tornarme, de quien tantos bienes en uno he recibido. Tú, pues serás de hoy más mi dueño único. Tú el único amado de mi alma, porque sólo tú eres mi padre y mi hermano y mi amigo; y solo tú eres mi rey, y creador y redentor, y tú solo mi Dios y mi soberano Señor.

Dulce Jesús mío, Divino Niño de mi alma: dime una vez más que sí me amas y dame en prenda de amor, de amor eterno, tu santa bendición. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.



ANGELITO DE LA GUARDA

Este primer verso es el que rezamos con mi familia cada noche al acostarnos, no sabía que la oración era tan larga, pero me pareció muy bonita así que la transcribo toda.

Ángel de mi guarda,

mi dulce compañía,

no me desampares

ni de noche ni de día,

hasta que me pongas

en paz y alegría,

con todos los santos,

Jesús, José y María.


Las horas que pasan,

las horas del día,

si tú estás conmigo

serán de alegría.


No me dejes solo,

sé en todo mi guía,

sin Ti soy chiquito

y me perdería.


Ven siempre a mi lado,

tu mano en la mía,

¡Ángel de la guarda,

dulce compañía!


Bendita la luz del día

el Señor que nos la envía,

¡Bendito el Niño Jesús,

bendita Santa María!


Con Dios me acuesto,

con Dios me levanto,

con la Virgen María

y el Espíritu Santo.


Cuatro esquinitas

tiene mi cama,

cuatro angelitos

guardan mi alma.


Todos le llevan al niño,

yo también le llevaré,

una jarra de manteca

y un tazón de dulce miel.


Todos le llevan al niño,

yo también le llevaré,

las cosas que a mí me gustan

para que goce Emmanuel.


Me ha contado Jesusito:

viene para que yo sea

un angelito en el cielo

y su amigo aquí en la tierra.


Yo le he dicho a Jesusito

que yo seré aquí en la tierra

su amiguito para siempre

y que en el cielo le vea.


Jesusito de mi vida,

eres niño como yo,

mira cuánto que te quiero

que te doy mi corazón.

¡Tómalo! ¡Tómalo!

Tuyo es, y mío no.




  1. About.com
  2. About en Español
  3. Bebé
  4. La vida en familia
  5. 2 oraciones para rezar en familia

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.